contador web

jueves, 13 de mayo de 2010

ADIOS SR PRESIDENTE

Por JOSE DAMIAN DIAZ BROSEL (ECONOMISTA) y miembro del consell local de Massamagrell



Si usted como yo, fue uno de entre los millones de españoles que vimos ayer al Sr. Zapatero presentar sus propuestas para la reducción de déficit del Estado, seguramente quedo sorprendido ante lo radical de sus medidas. Y digo radical, porque pese a que estas puedan en principio parecer duras, (que no lo son si se comparan a las consecuencias de no haber hecho nada), son un giro de 360 grados en cuanto al discurso oficial del gobierno de los últimos meses.

Duro ha tenido que ser el tirón de orejas que le ha dado Europa a su actual presidente, y no menos doloroso el apretón del Sr. Obama, para que el Sr. Zapatero se haya tragado de golpe toda su teoría económica y haya tenido que aceptar que su política de gastar lo que no teníamos para levantar nuestra economía, no solo no ha funcionado como esperaba, sino que ha estado a punto de unirnos a los griegos en una vorágine hacia la bancarrota.
Tras escuchar su discurso me di cuenta que estaba ante un próximo cadáver político. Un buen número de sus partidarios no le perdonarán que con su rectificación haya echado por tierra uno de los principios fundamentales de la versión socialista de la economía: la intervención estatal. Tampoco sus tradicionales aliados de la izquierda (Izquierda Unida y sindicatos), van a perdonarle que sus reformas afecten directamente a los trabajadores y hayan dejado de lado a los grandes capitales. Y para rematar, el PP ha olfateado la sangre y no va a desaprovechar esta oportunidad para hundirlo tanto como pueda y así hacerse con las próximas Elecciones Generales.



La gran esperanza del Sr. Zapatero es que las cifras económicas del próximo trimestre sean al menos positivas. Con ello podrá evitar (al menos en parte) la necesidad de convocar elecciones anticipadas. Tener bien pagados a los sindicatos minimiza las posibilidades de una verdadera huelga general, aunque siempre, como fórmula de compromiso, queda el recurso de aumentar los impuestos a los que más ganan.



Sobre si las medidas son o no son adecuadas, estoy convencido que su elección ha sido parte de un cálculo político destinado a minimizar los daños: Evita tocar los feudos de sus allegados políticos, prefiriendo aplicar una reducción del 5% sobre los salarios del sector público, cosa que puede ser bastante aceptable para una buena parte de la población (si no lo cree espere a que salgan las primeras encuestas). Como buen político esa reducción se incrementa al 15% en caso de que usted sea ministro (faltaría más).

Se congelan las pensiones salvo las no contributivas y las mínimas: considerando la birria de aumento que hemos visto en los últimos dos años tampoco es para levantar demasiado la voz.

Las demás son simples ejercicios matemáticos de sumar, restar y evitar gastar lo que no tienes. Bastante aceptable.
¿Serán suficientes? Me temo que no, como también me temo que Europa, los EE.UU., y los mercados financieros esperan algo más. Por otra parte, la intención de estas medidas es minimizar todo el mal hecho hasta ahora por la política de endeudamiento del gobierno, y no van dirigidas a ayudar en la particular crisis de nuestros ciudadanos. Esta sigue su curso a la espera de nuevas medidas, y que sumadas a las anteriores no prometen nada bueno. Pero sobre esto ya hablaremos en otra ocasión.
Etiquetas:
Reacciones:

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Affiliate Network Reviews